de Goethe

…Todo duerme a mi alrededor y mi alma está tranquila.
Te doy las gracias, Dios, por haberme concedido en momento tan supremo
resignación tan mayúscula. Me asomo a la ventana, amada mía, y distingo a través
de las tempestuosas nubes unos luceros esparcidos en la inmensidad del cielo.
¡Ustedes no desaparecerán, astros inmortales!…

~ por siemprevueloalsur en 4 febrero, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: